Chestela's Blog

Por la vida, con pocas cosas pero qué cosas!!

Adolescentes de la nueva era: ¿estúpidos o admirables?

En días como hoy, donde me llega poco oxígeno al cerebro debido a la gripe, me entretengo de diversas formas enterrada entre los almohadones de la cama.

Buscando información sobre unos productos y proyectos, no sé por qué llegué a las fotos de este adolescente ruso, de 19 años y ya todo un profesional de la fotografía aérea que utiliza una Eos Canon profesional (regalo de sus papás).

En la entrevista que le realizaron en un diario de Londres, él contaba que desde que era (más) chico le encantaba tomar fotografías desde arriba y un día simplemente comenzó a subirse a cuanta cosa podía, para realizar sus tomas aéreas.

Luego de que sus amigos comenzaron a ver sus hazañas, los de estómago resistente comenzaron a apoyarlo y acompañarlo en sus cruzadas por los edificios más altos de Moscú, sin ninguna clase de protección ni arneses. Actualmente se cree que más de 300 jóvenes se dedican a hacer lo mismo que Alexander en Moscú, por el mero placer de jugar con el peligro y la (no- me-queda-muy-en- claro)  buena o mala, adicción por la adrenalina y el planteo de nuevos desafíos.

Cuando descubro historias diarias como estas, no sé por qué lo primero que se me ocurre es pensar en qué clase de padres logran desarrollar esta clase de intrepidez en un niño ¿o es que ya lo traen en los genes?.

Según Alexander mismo, este tipo de fotografía extrema lo aleja de vicios muy comunes en la juventud como ser las drogas y el alcohol, pues para lograr estas tomas, necesita la mente fría y los sentidos 100% alertas.

No sé ustedes, pero a mí de solo verlo, me da vértigo y una extraña intriga de saber ¿dónde está el límite entre lo estúpido e intrépido y lo valiente y admirable?

Almabrazo

Chestela

Fuente de fotos: Daily mail On line

Anuncios

4 comentarios el “Adolescentes de la nueva era: ¿estúpidos o admirables?

  1. Inés Gunther
    18 julio, 2013

    Harumi, linda…
    cierras tu nota con esta pregunta / reflexión:
    “¿dónde está el límite entre lo estúpido e intrépido y lo valiente y admirable?”

    mas bien nada que poco de “valiente y admirable” incluso hasta podría incluir en la misma familia de vocablos lo de “intrépido”… dada la gran cantidad de circunstancias que pueden exigir.nos un cierto grado de intrepidez…

    mis respuestas se concentran en lo estúpido. Pueden ser muy bizarras las actitudes fotografiadas… pero no veo que la Vida, el Mundo -o el Mundito- mejoren la calidad de los vivientes por haber visto estas fotografías. Bien podría hacerlas un obrero experto en el manejo de esas inmensas, desmesuradas grúas / plumas que participan en las mega construcciones y/o su mantenimiento.

    De Chica se me permitió practicar libremente deportes como la náutica, montañismo, equitación. Circunstancias de la Vida, nuevamente. Si hubiera nacido en el Sahara, de seguro el camello sería mejor que un caballo y, sin dudas, que una bicicleta en la arena. Si vives en un desierto en que el viento te cambia constantemente las montañas de lugar… aprenderás a treparlas tal cual nosotros a cualquier duna.
    Si tu Hogar cuelga de la montaña tal cual el mío… pues aprendes a trepar las rocas.

    Tenía tal vez un único límite muy, muy claro: “podés meterte a navegar y/o explorar por donde se te cante… siempre y cuando PIENSES en los peligros que tendrá que vencer el Socorrista que vaya a buscarte…”

    La mera aceptación de “la existencia del Otro”… en este caso, de amplia solidaridad… era el más útil de los frenos ante la tentación de cualquier “un poquito más…”

    Tal vez, con este Chico, no sirva este pensamiento: indefectiblemente, sea quien fuere intente socorrerlo, tendrá que evaluar en si es solamente un Uno hecho papilla… o serán los dos.

    2. en lo que hace a la excusa: “me aleja de otras drogas…” bien sabemos hoy que adicción es adicción. Y bien podemos cada Quien disfrutar más plácidamente del toquecito de adrenalina necesaria sin por ello caer en estos extremos.

    Me pregunto si sus sentidos sabrán aún sentir… lo más sensible, sensitivo…

    Inés Günther Grau Dieckmann

    • chestela
      18 julio, 2013

      Fascinante lo que compartís con tu experiencia Inés! mil gracias! Me encanta tu reflexión 🙂

  2. Verónica Číž
    16 julio, 2013

    Mientras no se lastime es admirable, el límite es muy fino creo yo…

    • chestela
      17 julio, 2013

      Si, además creo que como cada uno tiene sus límites en diferentes lugares, pues parece que los de este muchacho y los de sus padres están bastante más allá del mío jajajajaja!

Muchas gracias por tu visita! almabrazo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 16 julio, 2013 por en Personas y etiquetada con , , , .
A %d blogueros les gusta esto: